miércoles, 16 de septiembre de 2015

LAS SONRISAS DUERMEN PRESAS

Peligroso cuando domina el tirano.
Doblega al que no quiere obedecer.
Muchos olvidan llamarse hermanos.
Muchos olvidan ver al amanecer.

Entonces se apresa al que sonríe libre.
Porque la sonrisa del alma es libertad.
Y el tirano quiere ser el único tigre
Para poder seguir rugiendo crueldad.

Héroes duermen en la cama del olvido.
Mueren las miradas de esperanza.
Entonces el pensar estará prohibido.
Y el tirano seguirá recogiendo alabanzas.

Quizá se pudo haber llamado Inés.
Quizá se llamó, pero dejó de existir.
Ya no se sabe en este mundo al revés,
Cuando naces y cuando empiezas a morir.

Pero siempre habrá algún curioso.
Que empezará a buscar lo incierto.
Que pensará que existe lo hermoso.
Que caminará aunque sea descubierto.

Yo quiero caminar hasta ver el resplandor.
¡LIBERTAD! Para las dos almas de Inés.
Las dos almas con las que mira el amor,
De quienes la recuerdan mes tras mes.

La verdad, duela a quien duela
La tiranía no puede seguir ilesa
Porque se pierde a Venezuela
Y las sonrisas duermen presas.

                                                                         Por: @TheRed_Shadow 






6 comentarios:

  1. Tus letras han sido forjadas en la calle... Llevan la impronta del dolor que sufren los chamos...

    Un gran abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias hermano. Un fuerte abrazo desde la distancia.

      Eliminar
  2. aquí estoy de la mano de Carlos ...

    sangra Venezuela ... amigos que lloran ,
    sangre de mi sangre que hace años voló en busca de sueños.. hoy enterrados ... regresan a casa con las manos vacías y la mirada ....... perdina

    felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre viviremos entre miradas perdidas, habrán miradas encontradas muy pronto. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Vengo del blog de Carlos Humberto y confirmo sus palabras.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Simplemente hermoso, te felicito sigue escribiendo esos poemas para nosotros q tenemos la inspiración entristecida, por las circunstancias

    ResponderEliminar